Cesta de compra Portapapeles loader

Buscar alojamiento

Reserva en solo 3 minutos

¿Tiene alguna pregunta?

¡Es un placer asesorarle gratuitamente!

+49 761 3881-1414

según tarifa local

freiburg.booking@fwtm.de

¡Los grupos son bienvenidos!

Nuestro departamento de grupos le hace con mucho gusto una oferta personalizada

Formulario de solicitud
Alojamientos contrastados y seleccionados por el Patronato de Turismo de Friburgo
Sin gastos de reserva
Reservar online y pagar en el lugar
Reservas seguras y garantizadas a través de encriptación SSL

Reserva de la Biosfera de la Selva Negra

Amplios prados repletos de mariposas y abejas, bosques que parecen encantados y verdes pastos en los que pacen las vacas pacíficamente. Idílicos paisajes y ecosistemas únicos son los tesoros de la Reserva Biológica de la Selva Negra.

La variada naturaleza del sur de la Selva Negra es al mismo tiempo un gran parque infantil, campo de deportes y zona de recreo:

  • Picnic con vistas panorámicas: ¡disfrute de los paisajes de valle y de montaña en los montes Belchen o Schauinsland con magníficas vistas que llegan hasta los Alpes!
  • Un frescor muy bienvenido: en los calurosos meses de verano, el fresco rocío de las cascadas de Todtnau o de Menzenschwand refresca maravillosamente.
  • A por nuevas aficiones: ¿qué tal si prueba pescar con mosca o jugar una partida de golf?
  • Tradición y cultura: ¿sabe realmente cómo funciona un molino? Conozca una artesanía muy antigua y observe a los talladores de madera mientras realizan su trabajo.
  • Pequeño pero genial: en los pueblos del sur de la Selva Negra hay grandes cosas para explorar, por ejemplo edificios históricos como el monasterio de St. Blasien.
  • Ver a través de los ojos de los niños: recorra con sus pequeños el Bosque Mágico en Bernau. Por supuesto, tendrá que chapotear en el molino de agua y trepar a los árboles para ver el pantano desde allí.

Información privilegiada: situada en medio del Parque Natural del Sur de la Selva Negra, la Reserva de la Biosfera, reconocida por la UNESCO desde 2017, se extiende a lo largo de más de 632 kilómetros cuadrados, lo cual corresponde a un área de 88.000 campos de fútbol. La región se considera un modelo de naturaleza y hábitat sostenible, en el que se ejemplifica el equilibrio entre el hombre y la naturaleza, el medio ambiente y la economía, así como entre la tradición y la modernidad.