Cesta de compra Portapapeles loader

Buscar alojamiento

Reserva en solo 3 minutos

¿Tiene alguna pregunta?

¡Es un placer asesorarle gratuitamente!

+49 761 3881-1414

según tarifa local

freiburg.booking@fwtm.de

¡Los grupos son bienvenidos!

Nuestro departamento de grupos le hace con mucho gusto una oferta personalizada

Formulario de solicitud
Alojamientos contrastados y seleccionados por el Patronato de Turismo de Friburgo
Sin gastos de reserva
Reservar online y pagar en el lugar
Reservas seguras y garantizadas a través de encriptación SSL
Tanzende Kegel von Andrea Zaumseil

Potro, Fauno y Manguera de Jardín - Arte en Espacios Públicos

Rodeadas de vida, al aire libre y siempre accesibles: Friburgo es una ciudad rica en obras de arte en espacios públicos. Entre ellas hay obras humorísticas, pero también reflexivas. Algunas están solas, otras tienen una estrecha relación con su entorno inmediato. A continuación presentamos nuestras diez mejores obras de arte en espacios públicos, sabiendo que tal selección nunca puede ser objetiva.

                         

# 1 “Reclining Figure – Liegende” (Figura Reclinada), Henry Moore, 1961   

Reclining Figure, Henry Moore
Reclining Figure, Henry Moore - ©  FWTM-Antal

Cuando la escultura fue erigida en 1961 en la actual Plaza de la Antigua Sinagoga, la gente de Friburgo al principio no mostró mucho entusiasmo con su nueva ciudadana recostada, y expresó su descontento en muchas cartas al periódico Badische Zeitung y a la Universidad. El Estado Federado había adquirido para el nuevo edificio de la Universidad esta pieza de dos metros de largo y casi dos toneladas, nueva fundición de un diseño de 1953 de “arte en la construcción”. Uno de los apodos más amables dados a la figura recostada en aquella época fue “La Venus Emmental”. La escultura subrayó su relevancia internacional participando en exposiciones de la Fundación Henry Moore, que ya la ha llevado dos veces a Perry Green, antigua residencia del artista en Inglaterra. Para cada uno de sus viajes a través del Canal de la Mancha la escultura fue asegurada por 1,5 millones de euros respectivamente, un considerable aumento de valor en comparación con el precio de compra original de 30.000 marcos alemanes.                 

# 2 “Gartenschlauch” (Manguera de Jardín), Claes Oldenburg y Coosje van Bruggen, 1983                   

Gartenschlauch, Claes Oldenburg und Coosje van Bruggen
Gartenschlauch, Claes Oldenburg und Coosje van Bruggen - © Angelina Antal

Para la construcción del Centro de Formación Profesional y del Parque de Madera de Fresno tuvo que desaparecer una zona de pequeños jardines y huertos. Con su gran escultura, la pareja de artistas quiso recordar el pasado del complejo y diseñó una manguera de agua de color rojo de 10 metros de alto y 84 metros de largo, con su correspondiente grifo. Este diseño ganó el concurso de arte de la ciudad de Friburgo en 1980, pero pasarán otros dos años antes de que se realice la obra de arte. Para su producción en la empresa Mannesmann en Mühlheim, en la región del Ruhr, el ingeniero de esta planta siderúrgica tuvo que desarrollar un nuevo proceso para doblar las 30 piezas de la manguera en dos direcciones al mismo tiempo. Un modelo de los artistas sirvió como ejemplo para los trabajadores del acero. Las piezas escultóricas fueron transportadas a Friburgo por una empresa de transportes especializada. Los costes de 400.000 marcos fueron financiados por la ciudad con la partida “arte en la construcción” para el Centro de Formación Profesional.                     

# 3 “Neun Musen” (Nueve Musas), Bettina Eichin, 1978 – 1992                  

Neun Musen, Bettina Eichin
Neun Musen, Bettina Eichin - © FWTM-Antal

Las nueve esculturas de bronce a escala real experimentaron una turbulenta historia hasta que finalmente encontraron su ubicación actual como un conjunto completo en el Edificio III de la Universidad en 1996. En 1978, la Asociación Profesional de Artistas del Sur de Baden (BBK) participó en un concurso para encontrar ideas para el diseño del espacio urbano en el barrio Metzgerau de Friburgo. La escultora suiza Bettina Eichin ganó este concurso con el diseño de sus nuevas figuras. “Envueltas en una pesada tela, llevan el peso de la historia”, así explica ella su desviación de la noción común de las musas: “ligeras”, como por ejemplo las describía Goethe. El entusiasmado jurado del concurso recomendó a la ciudad la realización del proyecto. En el presupuesto de la ciudad se reservó para ello 270.000 marcos alemanes. Sin embargo, muchos miembros de la BBK no estaban tan entusiasmados con el diseño, y protestaron enérgicamente contra su instalación. Después de cinco años se alcanzó un acuerdo. La ciudad compró una de las figuras, la “Musa Durmiente”, por 30.000 marcos alemanes, y fue colocada en el despacho del concejal de cultura. Dos años más tarde, el comité cultural de la ciudad votó a favor de la compra de las demás musas. Seis de ellas se exhibieron en la Exposición de Jardinería del Estado Federado, tras lo cual comenzó una verdadera odisea con el conjunto de musas. Primero se guardaron en un almacén en el recinto de animales de Mundenhof, y luego fueron prestadas a las universidades de Berna, Berlín y Basilea. No fue hasta 1996 que se encontró un lugar permanente para las esculturas de bronce en la escalera del Edificio III de la Universidad de Friburgo.                        

# 4 “Tanzende Kegel” (Conos Bailarines), Andrea Zaumseil, 1996 – 2000  

Tanzende Kegel, Andrea Zaumseil
Tanzende Kegel, Andrea Zaumseil - © FWTM-Antal

“Con estos conos quería hacer visible la música; intenté expresar los elementos ritmo y movimiento”. La artista llama conos y no peonzas a sus cuatro esculturas, que con sus ángulos de inclinación de 60, 70, 75 y 80 grados forman un fuerte contrapunto a los elementos verticales de la fachada de la Casa de Conciertos de Friburgo. Aunque los conos son huecos por dentro, tienen un peso total de 22 toneladas. La lluvia acumulada podría derribar las esculturas a pesar de los grandes cimientos de hormigón; un sumidero de agua las protege de ello. Las esculturas de hierro fundido fueron producidas en la fundición industrial Roll Voith en Heidenheim, en la región de Suabia. Antes de la instalación de la obra, los estudiantes de arte de la Universidad Pedagógica probaron su disposición en la plaza con modelos hechos con listones de tejados a escala 1:12 en forma de triángulos y recubiertos de tela negra.

# 5 “Schlucker und Spucker“ (Bebedor y Escupidor), Franz Gutmann, 1982

Schlucker und Spucker, Franz Gutmann
Schlucker und Spucker, Franz Gutmann - © FWTM-Plasch

Una obra de arte inusual en un lugar inusual: debajo del puente Stadtbahnbrücke en Stühlinger Kirchpark hay dos figuras enormes, o más bien sus cabezas, manos y pies. Ambas están conectadas por un “riachuelo de Friburgo”, como se denomina a las acequias que surcan el centro de la ciudad. El “riachuelo” es llenado por el “Escupidor” y fluye en la boca del “Bebedor”. Las esculturas fueron creadas en 1982 durante la reconstrucción de la Plaza de la Iglesia en Stühlingen; la ciudad invirtió 170.000 marcos alemanes en la obra del escultor de Münstertäl, Franz Gutmann, compañero de estudios de Joseph Beuys. Las dos escaleras de acero en la parte posterior del “Escupidor” proporcionan un ángulo de visión especial. A través de ellas se llega a los agujeros de los ojos y se puede ver el curso de agua y el segundo gigante a través de la placa de piedra. Con la dedicatoria “Gutmann macht, Humbert lacht” (“Gutmann lo hace, Humbert se ríe”), el artista expresa su deseo de hacer reír gracias a su obra a la gente de Friburgo y en particular al entonces planificador urbanístico Klaus Humbert.                          

# 6 “Holbeinpferd“ (Caballo de Holbein), Werner Gürtner, 1936    

Hohlbeinpferd
Hohlbeinpferd - © FWTM-Freudig

Nadie en Friburgo se atrevería a predecir seriamente qué aspecto tendrá el Caballo de Holbein mañana, y nadie puede contar cuántas veces ha sido ya repintado y decorado. En 1936 la escultura de hormigón fue vendida a un particular, y cuatro años más tarde la ciudad de Friburgo adquirió esta obra de 1,90 m de altura y una tonelada de peso. La autoridad responsable de las zonas verdes colocó la figura en un espacio con césped cerca de la calle Holbeinstrasse, de ahí su nombre. La obra, inicialmente sin firmar, fue firmada por su creador Werner Gürtner en 1950 a petición del entonces alcalde Wolfgang Hoffmann. Durante mucho tiempo no ocurrió nada, hasta que en enero de 1981 el caballo se convirtió en cebra. Un habitante de Friburgo había encalado el animal garabateado, lo que dio a dos jóvenes de 15 años la idea de pintar rayas de cebra sobre la figura, y una noche pusieron en práctica su idea. Esta pintura ha demostrado ser una de las más duraderas hasta ahora. Posteriormente, el caballito sirvió como portador de declaraciones de amor y peticiones de matrimonio, felicitó incontables cumpleaños, y hasta vistió camisetas de fútbol. Redecorado como unicornio y Pegaso, logró sorprender al público. Su circunferencia abdominal crece 3 milímetros cada año debido a las nuevas capas de barniz. En 1998 fue limpiado por última vez por el ayuntamiento, pero entonces fue atropellado por un coche, por lo que ha de ser restaurado. Durante el trabajo de restauración, en su lugar se encuentra  temporalmente una vaca de papel maché, con un letrero en las pezuñas con la inscripción: “sustitución por vacaciones”.                          

# 7 “Der rote Otto“ (El Otto Rojo), Eberhard Rau, 1973                      

Der rote Otto, Eberhard Rau
Der rote Otto, Eberhard Rau - © FWTM-Stroh

El nombre de esta gran escultura de doce metros de altura que se encuentra en Friburgo Landwasser pudieron decidirlo los habitantes del barrio. El artista y arquitecto independiente Eberhard Rau no le puso nombre a esta obra, que creó en 1973. La escultura ganó el primer premio en un concurso de obras de arte en espacios públicos que organizaron varias empresas de construcción de viviendas. Los cuerpos superiores de las tres figuras están montados sobre una base de hormigón de modo que puedan girar libremente y reorientarse constantemente en función de la dirección del viento. Fueron realizadas con estructuras de hierro y recubiertas de poliéster. Según el artista, las dos figuras humanas, con sus llamativos y grandes ojos y sus alegres sonrisas, representan a un hombre y una mujer, y forman una pareja. Sin embargo, la tercera cara cuadrada no representa a su hijo, como a menudo se supone, sino que muestra un semidiós de la mitología romana: el fauno. Como dios de la naturaleza, nos recuerda al bosque que había aquí antiguamente y que tuvo que desaparecer para dar paso a este nuevo barrio.                         

# 8 “Krokodil” (Cocodrilo), Ole Meinecke, 2001  

Krokodil, Ole Meinecke
Krokodil, Ole Meinecke - © FWTM-Escher_FWTM-Schoenen

“Por favor, no le alimenten” pone en un cartel en la barandilla del canal Gewerbekanal en el barrio Gerberau. Se refiere a un cocodrilo, o más bien a su cabeza, hecha de granito y de aproximadamente un metro de largo; una de las postales más populares en Friburgo. Esta atracción turística, con su impresionante dentadura, no falta en ningún rally de la ciudad de Friburgo desde que fue colocada en la corriente del canal en 2002. La escultura fue creada por el cantero Ole Meinecke un año antes como parte de un trabajo semestral en la Escuela de Formación Profesional Weinbrenner. La familia Himmelsbach, hacia cuya empresa de limpieza de textiles mira hoy día el cocodrilo, adquirió la obra por 3.500 €, e invirtió otros 300 € en la tasa de aprobación según la ley de aguas, para la instalación de la obra en el canal Gewerbekanal, el cual alimenta con agua a los “riachuelos de Friburgo”.                 

# 9 “Mantelskulptur” (Escultura de un Abrigo), Johannes Rühl, 2003         

Mantelskulptur, Johannes Rühl
Mantelskulptur, Johannes Rühl - © FWTM-Antal

Desde lejos parece real, solo a corta distancia la escultura de bronce es reconocida como tal. Este abrigo abandonado conmemora la deportación de 450 hombres, mujeres y niños judíos al depósito provisional francés de Gurs en 1940, situado muy cerca del puente Wiwilli, al principio del cual se encuentra la escultura. La idea de realizar esta escultura de amonestación fue del subdirector de la oficina de cultura Johannes Rühl, y el consejo municipal aceptó unánimemente su concepto. Según fotos de un abrigo de los años 40, la escultora Birgit Strauch creó la escultura de bronce en 2003. El abrigo tiene una estrella de David grabada en el lado izquierdo del pecho, aunque la estrella de David no se introdujo hasta 1941. Los antecedentes históricos se explican en un tablero junto a la escultura. “El memorial tiene un mensaje claro, pero deja espacio para la reflexión. El abrigo simboliza lo que la gente deportada ha dejado atrás, incluso en nuestras mentes”, explica Johannes Rühl sobre su concepto.

# 10 “Graffiti-Haus” (Casa de Graffiti), Tom Brane, 2016                        

Graffiti-Haus, Tom Brane
Graffiti-Haus, Tom Brane - © FWTM-Plasch

La preservación histórica y el graffiti son probablemente enemigos naturales. La historia de la Casa de Graffiti en la calle Kirchstrasse 17 en el barrio de Friburgo de Wiehre demuestra esta tesis de un modo impresionante. En 2016, la propietaria de la casa, construida hacia 1870 en estilo historicista, encargó al grafitero Tom Brane el rediseño de la fachada. Para disgusto de un vecino, que se opuso anónimamente, ante lo cual la Oficina de Derecho Urbanístico prohibió la continuación del graffiti. Pero el proyecto ya tenía muchos partidarios en ese momento, quienes formaron espontáneamente una iniciativa ciudadana; su petición online obtuvo 1.700 votos, y su petición de firmas consiguió más de 3.000 firmas. El eco de los medios de comunicación fue muy significativo y favorable. El 10 de octubre de 2016 hubo un sorprendente cambio de rumbo: la Oficina de Derecho Urbanístico revoca inesperadamente al edificio la “protección de monumentos históricos”. Una inspección reveló que el interior del edificio había sufrido cambios importantes en los decenios de 1960 y 1970, por lo que la conservación de monumentos ya no podía justificarse. La clasificación en 1982 como monumento protegido se había basado únicamente en la fachada, sin que se hubiera realizado una inspección. Tras esta decisión, Tom Brane pudo terminar su graffiti y lo concluyó con la siguiente dedicatoria: “Para los niños y los jóvenes de corazón”.