Cesta de compra Portapapeles loader

Buscar alojamiento

Reserva en solo 3 minutos

¿Tiene alguna pregunta?

¡Es un placer asesorarle gratuitamente!

+49 761 3881-1414

según tarifa local

freiburg.booking@fwtm.de

¡Los grupos son bienvenidos!

Nuestro departamento de grupos le hace con mucho gusto una oferta personalizada

Formulario de solicitud
Alojamientos contrastados y seleccionados por el Patronato de Turismo de Friburgo
Sin gastos de reserva
Reservar online y pagar en el lugar
Reservas seguras y garantizadas a través de encriptación SSL

La salchicha “Lange Rote”, el símbolo más delicioso de Friburgo

Longitud: 35 cm.

Aspecto: delgada.

Color: ligeramente colorada, con una “delicada tez bronceada”.

Tipo: salchicha a la parrilla.

Particularidad: no tiene piel.

Apodo: Salchicha de la Plaza de la Catedral y Reina de las Salchichas.

Aroma: ¡sencillamente delicioso!

En la escala de la popularidad de las atracciones de Friburgo, esta salchicha se encuentra a la par que la catedral, los "riachuelos" y el Museo de los Agustinos, aunque en una categoría diferente.

El nacimiento de la salchicha del mercado de Friburgo: en 1949, poco después de la Segunda Guerra Mundial, el panadero José Föhrenbach comenzó a ofrecer, además de sus productos de panadería, salchichas cocidas. Cuando dos años más tarde las salchichas pasaron de la cazuela a la parrilla, tuvieron mucho éxito entre los visitantes del mercado.

Freiburg Münstermarkt Lange Rote
Freiburg Münstermarkt Lange Rote - © Müller-Schilling

También hoy en día, tanto los friburguenses como los turistas, hacen cola pacientemente para disfrutar de esta tradicional salchicha a la parrilla, que ya se vende en siete puestos en el Mercado de la Catedral. “¿Con o sin cebolla?”, le preguntarán cuando la pida, pues ya en 1951 Josef Föhrenbach asaba cebolla junto con la salchicha para darle más sabor y aroma.

La decisión de pedirla “con” o “sin” es para los friburguenses una verdadera cuestión de fe. Pero de una cosa no cabe duda: quién pide la salchica “Lange Rote” doblada, se delata claramente como turista, pues un “Bobbele” de verdad (un nativo de Friburgo), se come su salchicha favorita siempre sin doblar, aunque salga un buen trozo del bocadillo.

¡La salchicha “Lange Rote” de Friburgo: una delicia que enamora!