Cesta de compra Portapapeles loader

Buscar alojamiento

Reserva en solo 3 minutos

¿Tiene alguna pregunta?

¡Es un placer asesorarle gratuitamente!

+49 761 3881-1414

según tarifa local

freiburg.booking@fwtm.de

¡Los grupos son bienvenidos!

Nuestro departamento de grupos le hace con mucho gusto una oferta personalizada

Formulario de solicitud
Alojamientos contrastados y seleccionados por el Patronato de Turismo de Friburgo
Sin gastos de reserva
Reservar online y pagar en el lugar
Reservas seguras y garantizadas a través de encriptación SSL

Día 1

¡Bienvenidos a Friburgo! Nos alegraremos de darle la bienvenida en su primer día en la Oficina de Información Turística en el Ayuntamiento Antiguo.

                   
La historia de este edificio histórico comenzó ya en el siglo XV, cuando el emperador Maximiliano convocó el “Reichstag” (algo similar al actual parlamento), y se quejó de la falta de espacio en el edificio “Gerichtslaube”, en el que se alojaba la administración municipal de Friburgo por aquel entonces. Las salas le parecían demasiado pequeñas e inapropiadas para las reuniones que quería celebrar. De modo que en 1559 fue construido el Ayuntamiento Antiguo, y la mayor parte de la gestión administrativa de Friburgo se trasladó allí.

                   
El histórico hall de entrada en este edificio de piedra arenisca roja le llevará directamente hacia nosotros en la Oficina de Información Turística. Con mucho gusto le proporcionaremos un plano de la ciudad y folletos con información sobre las atracciones turísticas y las actividades que se pueden realizar en Friburgo. ¿Le gustaría asistir a un concierto o reservar una visita guiada? También estamos a su disposición para ello. Encontrará nuestros horarios aquí.

                   
¿Sabía que Friburgo no tiene uno, sino varios ayuntamientos? Directamente junto al Ayuntamiento Antiguo se encuentra ubicado el Ayuntamiento Nuevo, que curiosamente es 20 años más viejo que el Ayuntamiento Antiguo. Se denomina Ayuntamiento Nuevo porque hasta 1891 perteneció a la Universidad de Friburgo, y no fue utilizado como edificio administrativo hasta mucho más tarde.

                
Enfrente de ambos ayuntamientos se encuentra el antiguo monasterio franciscano, donde se cuenta que el fraile Berthold Schwarz inventó la pólvora por accidente. Puede leer más sobre esta historia aquí (Iglesia San Martín) cuando esté ante el monumento y eche un vistazo a la actual Iglesia San Martín.

Desde aquí llegará, por la calle “Franziskanerstrasse”, a uno de los edificios de la Caja de Ahorros más bellos de Alemania: la Casa de la Ballena. Magníficos elementos del estilo gótico tardío adornan este precioso edificio del siglo XVI. Su residente probablemente más famoso fue el erudito Erasmo de Rotterdam, que se trasladó aquí en 1529. El teólogo y crítico de la Iglesia al parecer no era un hombre fácil. La comida de Baden no le gustaba, se sentía perturbado por sus compañeros de piso, y el alquiler le parecía demasiado alto. Así que, después de varias disputas, su contrato de alquiler fue cancelado tras dos años.

               
Ahora diríjase hacia la calle “Kaiser-Joseph-Strasse”. La principal calle comercial, también llamada “KaJo”, le conducirá, pasando por la calle “Münsterstrasse” o la “Marktgasse”, directamente al símbolo de Friburgo: la catedral.

                   
En la Plaza de la Catedral, alrededor de la casa de Dios, tiene lugar el colorido Mercado de la Catedral todos los días (excepto los domingos y los días festivos) entre las 7:30 h. y las 13:30 h. El aroma a fruta, hierbas y, por supuesto, a la “Lange Rote”, una gran salchicha a la barbacoa que es imprescindible probar, lo impregna todo. Si está por la mañana en el mercado, le recomendamos comprar un pan y un poco de queso, y disfrutar de este sencillo picnic.

                
Durante su paseo por el Mercado de la Catedral podrá admirar algunos legados arquitectónicos de épocas pasadas, por ejemplo, el edificio secular “Basler Hof” (Corte de Basilea) del siglo XV, o las salas de estilo barroco tardío de la Casa Wentzinger. En el magnífico estudio y vivienda del artista de Breisgau Johann Christian Wentzinger se encuentra el Museo Histórico Municipal. Además de varias obras de arte de Wentzinger, entre las que destaca un impresionante mural, aquí se exponen numerosos objetos y modelos que nos conducen a través de los 900 años de historia de la ciudad. El museo está abierto todos los días (excepto los lunes) desde las 10:00 h. hasta las 17:00 h.

         
En el lado este de la Plaza de la Catedral verá una casa amarilla: el Retén Antiguo del año 1733. En este edificio protegido, en el que antaño se encontraba estacionada la guardia austríaca, hoy día se puede disfrutar de los vinos de Baden. Así que, es el lugar perfecto para hacer un descanso. Aquí, frente a un histórico telón de fondo, con vistas a la catedral, podrá disfrutar de vinos galardonados de la región de Breisgau. ¿Qué tal un Pinot Gris de Friburgo o un espumoso Pinot Rosé Brut de Etztal?

                       
Después le recomendamos admirar el interior de la catedral. Puede ser visitada entresemana de 10:00 h. a 11:30 h. y de 12:30 h. a 16:00 h., y los domingos y festivos de 13:00 a 17:00 h. O participe en una visita guiada, que puede reservar en la Oficina de Información Turística. También merece la pena subir a la Torre de la Catedral (abierta a partir de marzo de 2018 cada día hasta las 17:00 h.) Desde aquí no solo podrá disfrutar de fantásticas vistas panorámicas de Friburgo, sino que además podrá ver de cerca la decoración de la catedral.

A la vuelta de la esquina, en la calle “Herrenstrasse”, se encuentra el Antiguo Atelier para la Construcción de la Catedral. El término “Bauhütte” (barraca de obras) se refería en la Edad Media a la organización de todos los constructores implicados en la construcción de la catedral. Los canteros, picapedreros y escultores eran distinguidas personalidades que, en tiempos de estrictas normativas, gozaban en su gremio de una libertad casi completa. Los requisitos más importantes para trabajar en la catedral son, hoy igual que antaño, la precisión y la atención al detalle. Desde hace más de 800 años, la catedral se mantiene, se reforma y se limpia casi todos los días. ¿Le interesaría observar a los canteros durante su trabajo y comprobar qué retos tenían que afrontar los constructores en la Edad Media? En el Antiguo Atelier para la Construcción de la Catedral tiene la posibilidad de reservar visitas guiadas. Y además aquí encontrará recuerdos de Friburgo de muy buen gusto.

               
Diagonalmente enfrente del Antiguo Atelier para la Construcción de la Catedral, en la esquina de las calles “Herren” y “Schoferstrasse”, se encuentra la Sede Episcopal Arzobispal. Solo se puede visitar el interior de este magnífico edificio si se tiene una cita con el arzobispo, pero el amable portero siempre permite a la gente echar un vistazo a la impresionante zona de entrada. Enormes bóvedas y coloridas pinturas adornan la escalera desde la entrada hasta la tercera planta, pero también es impresionante la monumental fachada, ornamentada con bellos elementos artísticos.

 

               

La calle “Herrenstrasse” le conducirá a mano derecha a la calle “Münzgasse”, y esta a la calle “Konviktstrasse”. Esta pintoresca callejuela es una de las calles más antiguas de Friburgo, y le lleva –en invierno bajo una preciosa iluminación, y en verano bajo un encantador “techo” de flores– hasta la barroca fuente “Marienbrunnen” frente a la Puerta de los Suabos. Esta puerta de la ciudad medieval de 60 metros de altura fue construida como parte de la fortaleza para la protección de los ciudadanos. La única manera de ver La Puerta de los Suabos desde el interior es visitando el Gabinete de Figuras de Estaño. Y no solo vale la pena por eso: más de 10.000 figuras estaño de miniatura, hechas a mano con todo lujo de detalles, representan en vitrinas historias de diversas épocas que tuvieron lugar en Baden y alrededores. el Gabinete de Figuras de Estaño está abierto de mayo a octubre todos los días (excepto los lunes).

                
Desde la Puerta de los Suabos llegará paseando a la calle “Salzstrasse”. Nostálgicas farolas y fachadas históricas con ventanas adornadas con flores decoran una de las más antiguas calles comerciales de Friburgo. En su camino hacia la fuente “Bertoldsbrunnen”, donde termina su recorrido de hoy, verá a mano izquierda el restaurante “Zum Roten Bären” (El Oso Rojo), considerada la casa de huéspedes o fonda más antigua de Alemania. En este acogedor restaurante todavía se siente hoy en día el encanto de los tiempos pasados.