Cesta de compra Portapapeles loader

Buscar alojamiento

Reserva en solo 3 minutos

¿Tiene alguna pregunta?

¡Es un placer asesorarle gratuitamente!

+49 761 3881-1414

según tarifa local

freiburg.booking@fwtm.de

¡Los grupos son bienvenidos!

Nuestro departamento de grupos le hace con mucho gusto una oferta personalizada

Formulario de solicitud
Alojamientos contrastados y seleccionados por el Patronato de Turismo de Friburgo
Sin gastos de reserva
Reservar online y pagar en el lugar
Reservas seguras y garantizadas a través de encriptación SSL

Día 2

Hoy su recorrido empieza donde lo terminó ayer, en la fuente “Bertoldsbrunnen”. “Berti”, como la denominan cariñosamente los habitantes de Friburgo, en realidad no parece una fuente. Para los friburguenses es más bien la designación de una ubicación que un monumento en honor a los duques de Zähringen. “Berti” es el punto de encuentro número uno de Friburgo, ya que aquí convergen todas las líneas de tranvía de la ciudad.

             
Friburgo es una ciudad universitaria desde hace 550 años. En su camino por la calle “Bertoldstrasse” pasará por el Uniseum, en cuyas salas de exposición se presenta de un modo muy atractivo la larga y fascinante historia de la Universidad Albert-Ludwig. Tras pasar la Iglesia de la Universidad, verá a mano izquierda los dos edificios principales de la “Albertina” (como llaman los friburguenses a esta universidad) y avistará desde lejos la moderna Biblioteca de la Universidad. En la oscura fachada de vidrio de este edificio arquitectónicamente controvertido, que se asemeja a un diamante negro finamente tallado, se reflejan los edificios históricos circundantes.

                 
Tras este breve desvío, pasee junto al Teatro de Friburgo hacia el hermoso parque del Palacete Colombi. Tómese un momento para disfrutar del encanto sureño de la ciudad, que se respira especialmente entre estos frondosos parterres, fuentes y esculturas. La villa señorial del exbastión francés San Luis sigue siendo el centro de todo el recinto. En las espléndidas habitaciones de este romántico palacete de estilo modernista se encuentran las exposiciones del Museo Arqueológico.

Antes de ir a disfrutar de la naturaleza por la tarde, le recomendamos hacer un descanso para comer. Por ejemplo, vaya paseando a la Estación Central de Tren, donde se encuentra la Estación de Bicicletas, un edificio circular en cuya terraza hay una bonita cafetería con excelentes vistas a Friburgo. La Estación de Bicicletas es además una atracción arquitectónica y, por supuesto, aquí todo gira alrededor del medio de transporte favorito de los habitantes de Friburgo. A quien le entren ganas de hacer una ruta en bicicleta, puede sencillamente alquilar una y, por ejemplo, hacer un paseo en bicicleta a lo largo del río “Dreisam” hacia la Selva Negra.

               
Pero también sin bicicleta puede llegar rápidamente a la Selva Negra desde aquí. Diríjase de nuevo hacia el parque del Palacete Colombi. Vaya por las callejuelas hacia la catedral. Pasando por la Plaza “Karlsplatz” o por el “Schlossbergring” (camino más largo) llegará al Jardín Municipal “Stadtgarten”. Entre prados para hacer picnic y jardines de rosas hay una pequeña charca con un habitante especial: el pato macho “Erpel”. Este animal de cerámica se encuentra en el centro del estanque en memoria de los bombardeos del 27.11.1944. Cuentan que un pato macho, con su ruidoso cacareo, advirtió a la gente y les salvó la vida.

                
En la cara sur del Jardín Municipal se encuentra la estación del valle del Funicular del Monte del Palacio “Schlossbergbahn”, que le llevará en tan solo tres minutos a la Selva Negra, pues la misma empieza ya a 180 metros sobre la ciudad, en el Monte del Palacio “Schlossberg”. Desde aquí no solo podrá disfrutar de unas fantásticas vistas de Friburgo e incluso de los Montes Vosgos (Alsacia), sino que también tendrá la posibilidad de ir al excelente restaurante Dattler. Si tiene tiempo, pasee por el sendero del bosque hasta la Plaza del Cañón "Kanonenplatz”, la cual también ofrece unas maravillosas vistas panorámicas. En verano le recomendamos disfrutar de la puesta del sol tomando una cerveza en el “jardín de cerveza”.

                
¿Ha disfrutado de una feliz estancia en Friburgo? ¡Entonces estaremos encantados de volver a verle pronto en nuestra preciosa ciudad!